6 Diferentes Fuentes de Calor para Hornos Industriales

Al seleccionar su equipo de procesamiento térmico, elegir la fuente de calor adecuada para su proceso es un paso muy importante.

Con tantas cosas a considerar al comprar un nuevo Horno Industrial o de Laboratorio, descuidar la fuente de calor y pensar que no importa es comprensible, pero sigue siendo un error.

Si bien los diferentes tipos de fuentes de calor pueden alcanzar las mismas temperaturas e incluso tiempos incomparables, el uso de hornos de gas en lugar de calentados eléctricamente, por ejemplo, puede hacer una gran diferencia cualitativa en el resultado, y dependiendo de la función específica que se espera del horno para cumplir

Al seleccionar su equipo de procesamiento térmico, elegir la fuente de calor adecuada para su proceso es un paso muy importante. La siguiente lista representa los 6 tipos principales de fuentes de calor para hornos industriales:

1. Hornos Eléctricos Industriales

Los hornos calentados eléctricamente son la opción estándar para una amplia gama de aplicaciones y propósitos. Usan electricidad para calentar elementos resistivos y son apreciados por sus rápidos tiempos de calentamiento, robustez, precisión de temperatura y bajo costo de compra.

Los hornos eléctricos son ideales para trabajar con productos combustibles o cuando se trabaja con metales como el aluminio que es propenso a la decoloración por fuego de gas.

 

2. Hornos de Gas Directo

Despatch Gas Ovens - Heat Source

Los hornos de gas directo son más caros que los hornos eléctricos porque involucran elementos de calentamiento más complicados que consisten en boquillas, bombas de dosificación de alta precisión, etc. Para compensar esto, tienen la ventaja de ser aproximadamente un 30% más baratos de operar que los eléctricos. hornos, por lo que son muy económicos a largo plazo.

El problema con estos hornos es que la llama de gas se dispara directamente sobre el objeto, por lo que el material debe ser capaz de resistir este proceso desde un punto de vista químico y físico.

 

3. Hornos de Gas Indirecto

La diferencia de los hornos de gas indirectos con los anteriores (directos) es que el fuego de gas no entra en contacto con el objeto, sino que calienta un intercambiador de calor de acero inoxidable.

Luego, un ventilador sopla aire a través de ese intercambiador y dentro de la cámara de calentamiento, para que la llama no dañe el objeto. La ventaja es que combinan la economía de los hornos de gas con la versatilidad y la idoneidad de amplio rango de las contrapartes eléctricas.

El principal inconveniente es que son aún más complejos que los hornos de gas directos, por lo que cuestan aún más comprarlos.

 

4. Hornos de Vapor Industrial

El vapor es la mejor fuente de calor cuando se trabaja con materiales fácilmente combustibles que aún necesitan calentarse a niveles altos. Es limpio, ecológico y bastante rentable.

Los inconvenientes de los hornos calentados por vapor son los tiempos de calentamiento lentos y la capacidad de control de temperatura relativamente voluminosa. Además, algunos no se sienten cómodos trabajando con vapor a presión, por lo que esto también podría ser un inconveniente. Finalmente, el vapor no se puede utilizar en objetos hechos de metales que sean susceptibles a la corrosión y la oxidación.

 

5. Hornos de Agua Caliente

Estos hornos se calientan con agua caliente que circula dentro de las bobinas del radiador, y luego un ventilador sopla aire a través de él para que circule dentro de la cámara. Este es un proceso incuestionablemente limpio que es amigable con el medio ambiente, mientras que cuesta muy poco llevarlo a cabo y debe ser compatible con prácticamente cualquier objeto.

El inconveniente obvio es que no se pueden alcanzar temperaturas que superen los 70 grados Celsius (160 ° F), por lo que existe una restricción importante en esa parte.

 

6. Hornos de Aceite

Los hornos de Aceite son bastante raros y solo se implementan cuando y donde no hay otro combustible alternativo factible o disponible. Cuestan mucho para operar, cuestan mucho para comprar, los resultados de la calefacción son cuestionables, hay subproductos desagradables que el operador tiene que gestionar y los ciclos de mantenimiento son viciosos.

Están disponibles solo para hacer posibles operaciones industriales específicas cuando no hay otra alternativa. Últimamente, el gas natural y el propano se utilizan cada vez más, pero aún así, a veces, el combustible es su única opción.

Esperamos que este artículo le haya proporcionado información útil e información sobre hornos de procesos industriales.

Si tiene preguntas, nuestro experimentado equipo de servicio al cliente puede ayudarlo. Para hablar con ellos llame al 952.649.6529 o envíe un mensaje.